Las Sectas

Postedin
ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

La
palabra secta viene del latín secare;
sectar, cortar.
También
se ha dicho que la palabra viene de secedere;
separarse.
En estos
casos está presente la idea de separación.
En Europa
la palabra secta se ha concebido derivada principalmente de sequi;
seguir. Se trata de seguir a un maestro, a un líder. De hecho en muchas
sectas así sucede.
Las
sectas son grupos religiosos, generalmente pequeños, llenos de entusiasmo,
integrados por hombres y mujeres, asociados voluntariamente, tras una
conversión, que creen y detectan la verdad y la solución, excluyen
radicalmente a los demás, se colocan contra las Iglesias y contra el mundo y
obedecen ciegamente a sus fundadores.
Son
movimientos religiosos libres y voluntarios, con tendencia a la exclusividad,
que surgen y crecen fundamentalmente en sectores populares, desarrollan
fuertes vínculos comunitarios y carecen de un grupo de funcionarios altamente
especializados. Además son grupos de " protesta " contra el orden
social y las sociedades religiosas dominantes y responden a un perfil
doctrinal dualista, apocalíptico y pre-milenarista y a una inspiración
bíblica fundamentalista.
Ultimamente
venimos asistiendo en muchos países a un verdadero "supermercado"
de religiones, en el que cada cual puede elegir los elementos necesarios para
construirse una religión propia, a la medida y dejar a un lado conceptos como
Verdad, Iglesia, Patria, Cultura y todo lo que pueda exigir esfuerzo, por
ejemplo, la moral sexual, argumentando que en el fondo todas las religiones
son iguales y que hay que atribuir sus divergencias a equívocos ya superados.
Todos los
días nos enteramos de una nueva secta o movimiento "iluminado" y es
conveniente para un católico saber distinguir entre lo que podemos llamar
"iglesias históricas" y sectas.
Autonomía
La secta
es así un refugio. Rechazan la sociedad, sus valores e instituciones. Todo es
substituido por la propia comunidad. Aquí se conservan puros, perfectos,
salvados.
Como
vemos las sectas tratan de conseguir su autonomía, pero no respetan la del
otro. En esto está presente la inestabilidad, la incertidumbre, la soledad.
Ellos se creen poseedores absolutos de la verdad.
Salvacionismo
Solo los
miembros de la secta son "elegidos", aceptados por Dios.
El adepto
es la luz. Y como estamos en los últimos tiempos hay que prepararse para la
salvación. Pero la interpretación de la salvación suele ser reducida por las
revelaciones de los iniciadores de la comunidad.
Fraternidad
y Culto Emocional

Se
resaltan las vivencias personales y la experiencia religiosa, se trata de
fomentar un clima de fraternidad entre los miembros. En el culto se favorece
todo lo que llega al sentimiento como cantos apropiados y testimonios. Se
crea una dependencia psicológica del líder y del grupo.
Militarismo
Voluntario

Para ser
miembro de una secta es preciso una adhesión
voluntaria y libre a sus valores y normas. La secta exige ser miembro
"vivo", "militante", y "activo"; está
constituida por miembros voluntarios, aunque algunos después de ciertas
etapas tienen exigencias de permanencia para conservar sus
"secretos".
Ellos se
consideran "santos"; los demás son mundanos, pecadores.
Han de
estar dispuestos al sacrificio y a seguir fuertes normas éticas.
Exclusivismo
Para
ellos no es importante la formación sino, el carisma, la vivencia, la entrega
al ideal del grupo.
El
carácter exclusivista del medio en que vive el individuo hace que abandone el
estudio, amigos, incluso familia, dedicando todo su tiempo a la secta. No
quieren contaminarse con el mundo al que califican lugar de tinieblas.
Temor
y Moralismo

A menudo
sucede que los hombres actúan por temor más que por amor.
Y en las
sectas está muy presente la amenaza de la condenación, de que el fin está
próximo. Los métodos para inculcar temor aparecen con facilidad en los
escritos y palabras de los fieles sectarios.
Autoritarismo
y Obediencia

El grupo
secta debe funcionar perfectamente. Para ello, nada mejor que una autoridad
que mande con decisión. Esta viene del maestro que ha tenido una
"experiencia" peculiar o "revelación". Por lo mismo lo
que viene del maestro o líder no se discute, sino que se acepta
"obedeciendo ciegamente". Así hay una entrega total a la secta y el
cerrarse y protegerse dentro de ella. Como recompensa consoladora el grupo
sectario le hace creer al fiel que él es de los "dignos" de
pertenecer a la secta, es elegido, es salvado.
Perfeccionamiento
Individualista

Más que
ante las masas, las sectas se presentan ante el individuo prometiéndole la
perfección. Ellos dicen ofrecerles una salvación inmediata y atrayente. Para
ello rompen el contacto con el mundo, porque es perverso y está condenado.
Como el
lujo, las riquezas y todo lo que proporciona placer es malo, hay que
despreciarlo. Lo que importa es el futuro y una conducta incontaminada.
Acomodación
Bíblica

Las
sectas caen en una simplificación bíblica. Hay que reconocerle a muchas de
ellas que le dan importancia a la
Biblia, que orientan y motivan a leerla, que es algo
familiar para todos sus fieles. Pero el problema es que la enfrentan con una
postura de secta, que la adaptan a sus planes, que la utilizan como una
estrategia para atacar y confundir a las personas débiles o sin formación.
Sus libros preferidos son Daniel y el Apocalipsis. Caen en un reduccionismo y
subjetivismo. Además quitan, por no convenirles así, siete libros del Antiguo
Testamento que son: Tobías, Judit, I Macabeos, II Macabeos, Sabiduría,
Eclesiástico, y Baruc.
Tarea
Proselitista

Esta es
la única actividad que tienen muchas sectas, hacia el mundo y la sociedad.
En la
tarea proselitista usan la
Biblia y publicaciones propias. Ejemplo de esto son los Mormones y Testigos de Jehová.
La Biblia es
una buena táctica para despertar la atención y animar a unirse al grupo. La
usan como medio. Dicen enseñar a leer y a entender la Biblia, aunque a veces la
falsifican.
Usan
técnicas estudiadas de comunicación en las visitas a las casas, en las
plazas, estadios, radio, televisión.
Son
especialistas en propaganda.
Tienen un
estilo proselitista amable, receptivo alegre, son atentos con las
necesidades, en los problemas y aparecen como serviciales y amistosos.
La idea
más importante de la predicación es la conversión. Se pide un cambio de vida,
la ruptura con el pasado marcado por el pecado, el mal, el vicio, el error.
Las
Sectas No Son Cristianas

Muchas de
las sectas se dicen cristianas sin embargo analizándolas concluimos que no lo
son, ya que fallan en cuanto a uno, varios o todos los elementos de la fe
básica cristiana.
En cuanto
a Cristo existen sectas que defienden que Jesús es un maestro, un líder, un
ser con poderes y conocimientos especiales. También hay sectas que dicen que
Cristo es inferior al Dios eterno de la Biblia, que no existió como Dios desde toda la
eternidad. Los Testigos de Jehová afirman que fue la primera criatura de
Jehová.
La Iglesia
Establece
el Nuevo Testamento
Cuando
Pablo escribió a Timoteo "desde la niñez has sabido las Sagradas
Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que
es Cristo Jesús..."(2Tim. 3,15)
Él
hablaba del A. T. porque en su tiempo todavía no se había escrito todo el
Nuevo Testamento. Jesús no escribió ningún libro. Si hubiera querido que la
fe viniera por la lectura, Él nos lo hubiera dicho.
Si poder
leer hubiera sido el requisito para la salvación, habrían sido muchos
perdidos en la historia de la cristiandad, porque el 80% o más de la gente no
sabía leer.
Jesús no
mandó a sus discípulos a escribir algo, sino que les mandó a predicar la Buena Nueva.
Sucede
asimismo que las sectas que tienen en cuenta la Biblia la separan de la Iglesia y la tradición.
Olvidan que la Iglesia
y la Biblia
son inseparables, ya que antes de escribirse el N.T., ya existía la Iglesia que creía en la Palabra de Dios y la
vivía, no hay que olvidar que durante los 20 o 30 primeros años no se
escribió nada. Por eso los católicos defendemos que la Biblia fue escrita
"por la Iglesia
y para la Iglesia"
bajo la inspiración del Espíritu Santo. Antes de escribirse la Biblia se dio la tradición
y después de escrita también tenemos la tradición eclesiástica para
interpretar, clarificar, explicar y conservar la Biblia con la asistencia
del E.S. Ante esto, existen hoy autores católicos y protestantes que
presentan la Biblia
mediante diferentes tradiciones: evangélica, kerigmática o apostólica y
eclesiástica o explicativa.
Existe
mucha evidencia extra bíblica sobre la sucesión Apostólica. Los primeros
miembros de la Iglesia,
quiénes personalmente conocieron a los Apóstoles, (o sea los padres de la Iglesia) y fueron sus
discípulos, enseñaron doctrinas definitivamente católicas.
El
Espíritu Santo inspiró a Pablo y a los demás autores del N.T. a escribir para
el bien de la
Iglesia. Así empezó el proceso de la formación del canon.
Pero no hay que olvidar que no hay ninguna prueba de que en el N.T. todo está
detallado en cuando y como Jesucristo quiso estructurar su Iglesia.
Primero
coleccionaron las cartas de San Pablo en diferentes ciudades. Algunas cartas
se perdieron como la carta a Laodicea mencionada en Colosenses 4,16.
Marción,
en el año 110 d.C. rechazó el A.T. y todo lo que era "judío" en los
demás escritos cristianos. Luego un hombre llamado Tacio trató de unir los
distintos evangelios para que fuera un solo libro, pero no fue una idea aceptada
por muchos.
En
Antioquía, en el año 200 d.C. se usaba el evangelio que se llamaba Evangelio
de Pedro
mientras en otras ciudades del Medio Oriente rechazaban la carta
a los Hebreos. En este tiempo, había muchos escritos falsos. Enemigos de la Iglesia trataron de
sembrar confusión y promover herejías a través de los evangelios y epístolas
falsas como por ej. el Evangelio de Tomás (promovido
por los gnósticos), el Evangelio de María Magdalena, cartas de San Pablo no
escritas verdaderamente por él.
La primera
lista de libros compilados, el primer intento para decidir el canon, se llama
la Lista
Muratoriana que tenía los Cuatro Evangelios, Apocalipsis de
Juan, pero omitía la Carta
a los Hebreos y las Cartas de Pedro.
Durante
los siguientes años, salieron otras listas diferentes, pero poco a poco, el
E.S. guió a la Iglesia
para discernir cuales libros debían ser aceptados. En el Concilio Romano,
bajo la autoridad del Papa Dámaso (366-389 d.C.) aparece la primera lista de la Iglesia Universal.
(Católica).
En el
Concilio de Laodicea (363 d.C.) y en el Concilio de Hipona (393 d.C.) y de
Cártago (397) decidieron los 27 libros que ahora tenemos (en este concilio
encontramos en Canon No. 36 la lista de los 46 libros A. T. de la Biblia Católica).
Esto ocurrió tres siglos después del nacimiento de Jesús.
La Biblia protestante
acepta solamente 39 libros del A.T.
Así se
desarrolló la Biblia. No
cayó del cielo, sino que Dios respetó el proceso humano con todas sus fallas.
Al fin y al cabo, si Jesús, que es la Palabra perfecta de Dios, era humano ¿porque la
otra palabra de Dios (la
Biblia) no lo podía ser también?
Los que
piensan que antes de Martín Lutero no existían traducciones de la Biblia están equivocados.
Antes de que él tradujera la
Biblia en alemán, la Iglesia tenía la Biblia en 26 diferentes
lenguas europeas y en ruso.
En todo
el proceso de canonizar la lista de libros de N. T. entendemos mejor que fue la Biblia la que salió de la Iglesia y no la Iglesia de la Biblia. Por eso,
verdaderamente no hay separación entre Biblia y Tradición. La Biblia forma parte de la Tradición de la Iglesia Católica.
Los
libros no aceptados por los protestantes son Tobías, Judit, I de Macabeos, II
de Macabeos, Sabiduría, Eclesiástico y Baruc.
Puntos
Comparativos Entre Cristianos y Sectas

Los
Cristianos

Las
Sectas

Todos
los cristianos (católicos, ortodoxos y protestantes), a pesar de las
diferencias existentes, creen en estos aspectos básicos de la doctrina
cristiana.
Creen
en un sólo Dios que es trascendente. Tienen fe en la Trinidad (Dios Uno y
Trino), es decir creen en un sólo Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo.
Este Dios tiene una única naturaleza, una sustancia y tres personas
distintas. Este misterio aparece en las Escrituras, en la Biblia. El credo de
San Atanasio expresa adecuadamente la doctrina trinitaria.
En
cuanto a la doctrina de las sectas es difícil generalizar, ya que unas
sectas acentúan unos aspectos y otras otros. No
hay que olvidar que cada grupo cree poseer la verdad, sin embargo podemos
afirmar que las sectas o nacen independientes del pensamiento esencial
cristiano o rompen, de alguna manera, con este.
En
cuanto a Dios muchas de las sectas filosóficas -sincretistas y
orientalistas no llegan a un Dios trascendente, sino que se quedan en el
ser inmanente, en la energía, en la totalidad del universo. Por eso muchos
Nuevos Movimientos Religiosos no se pueden considerar religión, ya que no
tienen la exigencia mínima de relación con un Ser Superior. Otras sectas no
creen en el Dios cristiano de la
Biblia, Dios uno y trino, en la Trinidad. Tal es
el caso de los Testigos de Jehová y Mormones.
Estos últimos incluso afirman que Dios es un ser de carne y hueso.
Creen
en Jesucristo como la segunda persona de la Trinidad y como Dios
y hombre verdadero, muerto y resucitado por nuestra salvación tal como
aparece en la
Escritura. Jesús es Dios encarnado.
Confiesan
que Jesús es el Mediador entre Dios y los hombres y Señor Glorificado, y
que está presente por su acción en la comunidad cristiana.
En
cuanto a Cristo existen sectas que defienden que Jesús es un maestro, un
ser con poderes y conocimientos especiales. También hay sectas que dicen
que Cristo es inferior a Dios eterno de la Biblia, que no existió
como Dios desde toda la eternidad. Los Testigos de Jehová afirman que fue
la primera criatura de Jehová.
Para
los Mormones Jesús fue engendrado por el Padre Eterno en una relación
sexual con la
Virgen María, es uno de los muchos dioses y fue el
espíritu hermano de Lucifer en su estado preexistentes. Para Moon Jesucristo
es un mesías fracasado. En definitiva, las sectas o niegan la divinidad del
Jesús de la Biblia
o lo consideran un ser inferior a Dios y caen en un subordinacionismo.
Creen
en el Espíritu Santo como la tercera persona de la Trinidad, que es consubstancial
con el Padre y el Hijo; tiene la misma naturaleza divina de Dios único que
es también Padre e Hijo.
Respecto
al Espíritu Santo también existe se da una postura doctrinal semejante a la
que tienen con Cristo, ya que o no lo consideran una persona de la Trinidad, o niegan su
divinidad o lo subordinan a Dios.
Para
los Mormones el Espíritu Santo es una especie de
fluido, de energía que no puede estar al mismo tiempo en varias partes. Los
Testigos de Jehová no lo consideran Dios.
Aceptan
la Biblia
(antiguo Testamento y Nuevo Testamento) como única revelación sobrenatural
de Dios y se esfuerzan en vivir en conformidad con las exigencias de esta.
La Biblia no es la única
revelación sobrenatural de Dios, ni la principal. Para algunas sectas la Biblia tiene un valor
relativo, semejante al de otros escritos. Como ejemplo digamos que los Mormones interpretan la Biblia desde sus libros
sagrados El Libro del Mormón, La
Perla de Gran Precio y Doctrinas y Convenios, La Ciencia Cristiana
considera la Biblia
equivocada e inferior a los escritos de Mary Baker Eddy. Para Moon el libro
Principio Divino tiene autoridad sobre la Biblia.
Aceptan
y practican el bautismo cristiano y celebran el sacramento de la Eucaristía. Esto
supone la fe en la Trinidad.
En lo
que hace referencia al bautismo, hay que decir que las sectas no tienen
este sacramento, ya que fallan en cuanto a la fe trinitaria. Pero
fácilmente inducen a confusión porque tienen ritos de iniciación o ciertas
ceremonias que se parecen al bautismo cristiano, pero con sus
peculiaridades especiales.
Proclaman
la fe en la resurrección de los muertos, en la inmortalidad del alma.
Creen y
tratan de vivir conforme al mandamiento Bíblico enseñado por Jesucristo de
Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos.
Respecto
a la resurrección e inmortalidad muchas sectas las niegan. No olvidemos las
sectas filosóficas y de tipo oriental que creen en la reencarnación. Los
mismos Testigos de Jehová interpretando mal la Biblia dicen que sólo
son 144,000 los salvados; el otro resto tendrá un reinado en la tierra e
incluso existirá la aniquilación. Los mormones tienen una falsa idea de la
vida futura y creen incluso que los hombres que son dignos llegarán a ser
dioses.
Las
sectas fácilmente atentan contra el mandamiento del amor a Dios y al
prójimo. Muchos métodos usados no respetan la persona humana. Hay sectas
que usan como táctica la mentira, la calumnia y acciones no cristianas. En
varias investigaciones hechas se han conocido sus métodos secretos, sus
planes psicológicos, económicos y sociales. En algunas existen comandos
vengativos.
Todos los
cristianos debemos tomar una actitud ante las sectas.
Cuando algunos
individuos o grupos proclaman públicamente que ellos son la verdadera obra de
Dios, y que el cristianismo ortodoxo que ha existido a través de los siglos
está equivocado, pensamos que debemos responder a sus provocaciones. Ellos
tienen la libertad de decirlo; nosotros como católicos, tenemos la
responsabilidad de responderles.
"Estad
dispuestos a dar respuesta a todo el que nos pida razón de vuestra
esperanza" (1Pe. 3,15)
"Para
exhortarnos a combatir por la fe que ha sido transmitida a los santos de una
vez y para siempre". (Judas, 1,3).
Las
Sectas No Son Iglesias

Muchos de
los Nuevos Movimientos Religiosos se llaman Iglesia.
Así nos encontramos con la Iglesia de Cristo
Científica
(Ciencia Cristiana) con la Iglesia de la Unificación
(Moon), con la Iglesia
de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días (Mormones), etc.
Sin
embargo ningún grupo que sea secta puede ser considerado Iglesia.
La Iglesia está formada por
cristianos, ella ha sido instituida por Cristo y ya quedó dicho que las
sectas no siguen verdaderamente a Jesús.
La
palabra Iglesia viene del griego Ekklesia, asamblea. La Iglesia es la
convocación dirigida por Dios a los hombres en Cristo con el deseo de
construir su Reino. San Pablo dice que es la plenitud del cuerpo de Cristo
(Ef l, 23). Solo hay una convocación y sólo debería haber una única Iglesia
universal.
Pero por
las divisiones históricas existen varias Iglesias, denominaciones o
confesiones. Por eso la palabra Iglesia también se aplica a diferentes
Iglesias.
Así es
que podemos decir que la
Iglesia es el conjunto de todos los cristianos y también
una parte como la Iglesia Luterana,
Católica, etc. También se aplica este termino a las
Iglesias locales.
Desde el punto
de vista del significado bíblico del termino, la
palabra Iglesia, no tiene en el Nuevo Testamento más que dos sentidos: la Iglesia, cuerpo de
Cristo, orgánicamente uno; y la
Iglesia, manifestación local de ese cuerpo único. Fuera de
esta Iglesia única, en el plano comunitario no puede haber más que sectas, no
Iglesias, en el caso de que esas comunidades nazcan herejías.
Las
sectas tienen otra postura y se colocan en contra de la doctrina clásica, en
contra de institución. Protestan en contra de las otras Iglesias, del mundo.
Quieren
ser algo único, una reavivación.
Las
sectas piensan que:

La Iglesia ha hecho traición
a Cristo y se ha comprometido con el mundo.
Destaca la
importancia del carisma sobre la función.
La espontaneidad
sobre la organización.
El profeta sobre
el sacerdote.
La inspiración
sobre la doctrina.
Iglesia
Sectas
Basada
en la universalidad: la voluntad salvífica de Dios se extiende a toda la
humanidad.
Basada
en las elevadas demandas éticas del Evangelio, haciendo difícil la
obtención de la membresía y su mantenimiento en la comunidad cristiana.
Postura
abierta de la cristiandad al mundo secular, en el que sus miembros tienen
que vivir sus vidas.
Separa
a sus miembros del mundo secular que rechaza como dado al pecado; lo
consideran totalmente pecador y al margen de toda esperanza de redención,
para mantener la pureza de los ideales religiosos, se aparta de la
sociedad.
Comunidad
de santos y pecadores, donde se predica que el pecador arrepentido puede
alcanzar el perdón de Dios.
Frente
al mundo, el Estado y la sociedad adopta una
actitud de diferencia, resignación o animosidad.
Frente
al peligro de la perdida de identidad por el paso del tiempo, se
institucionaliza, estandariza los sacramentos y define los contenidos de la
fidelidad.
Está en
relación íntima con las clases y con todos los grupos opuestos al Estado, y
a la sociedad.
Llega a
la sociedad y da a los cristianos continuidad y tradición. Acepta el mundo
secular a quien otorga líneas ético-espirituales y procura el mantenimiento
del orden general del cual forma parte; requiere del vínculo con los
poderes seculares establecidos.
Solidaridad,
simpatía y ayuda mutua son sus virtudes.
Respuesta
caracterizada por el compromiso y la acomodación; arreglos con la realidad
de un mundo que no sólo constituye; es el precio que debe pagar para ser
universal.
Comunidad
voluntaria y libre, no se nace en una secta, sino que se entra a ella por
una conversión consciente.
Algunas
posturas que tienen las sectas y que no podemos admitir las iglesias
cristianas son:

Consideran a las
Iglesias cristianas falsas, especialmente la católica. Como una comprobación
de esto recogemos solamente las palabras de José Smith, fundador de los Mormones, que presenta así lo que le dijo el Señor con
respecto a la
Iglesia Católica.
Me
contestó que no debía unirme a ninguna de ellas, pues todas estaban
equivocadas; el personaje me dijo que todas las creencias de ellas eran
abominación ante sus ojos que todos los maestros eran corruptos. Ellos se
acercaron a mí con sus labios, pero sus corazones están lejos de mí, enseñan
como doctrinas mandamientos de hombres, tienen forma de piedad, pero niegan
el poder de ella.
Toda
persona inteligente debajo de los cielos que, una vez informada, no reconozca
que José Smith, hijo es un profeta de Dios, está en las tinieblas, se opone
tanto a nosotros como a Jesús y a su reino sobre la tierra.
Hay sectas que
defienden que la Iglesia
no se basa en la Biblia
y es pagana.
Otras sectas
consideran a la Iglesia
corrompida por los vicios.
Diferencias
entre secta y la Iglesia
desde el punto de vista pastoral y teológico.

a.
La Iglesia, históricamente,
fue fundada por Jesucristo y se apoya en la fe de los Apóstoles. Las sectas
fueron fundadas recientemente por algunas personas.
b.
En la
Iglesia, porque Cristo lo estableció así, y ello es
comprobable en el Nuevo Testamento, hay un ministerio papal (como cabeza
visible) y los ministros ordenados obispos, sacerdotes, y diáconos. En las
sectas no hay tal ministerio; sus líderes son nombrados por los mismos
integrantes de las sectas.
c.En la Iglesia, la Biblia es interpretada
como parte de las enseñanzas de los Apóstoles y de Cristo mismo y de acuerdo
con ella. Es interpretada igualmente de acuerdo con las reglas universales
del contexto y de los significados. En las sectas, la Biblia se interpreta
según lo determina cada una, habitualmente "al pie de la letra",
ignorando los estudios científicos bíblicos, o las leyes de interpretación
literaria.
d. La Iglesia es universal (Está en todas las partes del mundo), y en todas partes tiene una y misma fe.
e. Las sectas tienden a ser locales. Tienden a dividirse y subdividirse entre ellas, pues no les preocupa
f. compartir la misma fe o el mismo credo.
g.
Los miembros de la Iglesia son (cientos de millones). Las sectas
tienden a ser grupos o congregaciones con pocos miembros, en relación a la Iglesia.
h.
La
Iglesia Católica acepta como miembros a personas de
diferentes grados de conversión y compromiso, la Iglesia reconoce que sus
miembros son pecadores. En las sectas, en cambio, se supone que todo el mundo
ha de estar totalmente convertido y "salvado".
i. La disciplina y la
autoridad religiosa de la
Iglesia se refiere sólo a la fe y a las cuestiones morales,
sacramentales, pastorales y misioneras. En las sectas, la autoridad y la
disciplina es mucho más fuerte; tiende a incidir aún en cosas como en estilo
de vida y las preferencias políticas de sus miembros.
j. La Iglesia cree que fuera
del catolicismo también se puede alcanzar la salvación, siguiendo su buena
conciencia y la religión a la que uno pertenece de buena fe. En la secta, la
salvación sólo se encuentra en la pertenencia a ella.
k.
En la
Iglesia se pone énfasis en la ética social, tanto como en
la individual. Las sectas tienden a poner énfasis sólo en la ética
individual.
La Iglesia aprecia y está
abierta a las realidades humanas y trata de mejorarlas. Las sectas tienen una
visión pesimista de las realidades y de la condición humana. No les preocupa
tanto su transformación; la salvación y el Reino de Dios es un asunto
individual e interior.